¿Como reingresaron? Venezolano descuartizado fue expulsado de Perú en mayo pasado

Rubén Mauricio Matamoros Delgado fue identificado este miércoles por la Policía como la segunda víctima del asesinato que investigan tras la aparición de restos humanos desmembrados en el distrito de San Martín de Porres.

De nacionalidad venezolana y natural de la ciudad de Maracay, en el estado de Aragua, este joven de 22 años había sido expulsado de nuestro país el pasado 10 de mayo por la Policía Nacional junto con 40 ciudadanos venezolanos.

Ellos fueron deportados a su país por falsear información en sus trámites de ingreso y estadía en el Perú, y ocultaron sus antecedentes policiales por diversos delitos en Venezuela, vulnerando las normas migratorias peruanas.

Los venezolanos expulsados tenían antecedentes por delitos como robo agravado y hurto genérico, comercio y tráfico de estupefacientes, robo de vehículo automotor, violencia o resistencia a la autoridad; así como por delitos contra la vida, el cuerpo y la salud, entre otros.

Cuatro meses después, la mañana del último lunes, los restos cercenados de este joven fueron hallados en una bolsa cerca del exterminal de Fiori. Así lo confirmó su padre, quien llegó hasta la sede de la Morgue Central de Lima junto a efectivos de la Policía Nacional para identificar los restos. Las señales que demostraron la identidad de Matamoros fueron dos tatuajes en los brazos.

Se sabe que Alexander Salazar, el cuartelero de nacionalidad venezolana, confesó hace unas horas su participación en el crimen y descuartizamiento de los dos hombres en el hostal 'Señor de Sipán'. Este venezolano también había sido expulsado del país hace unas semanas, pero reingresó al país de forma ilegal.

Entre los detenidos hay dos mujeres de nacionalidad venezolana: Odalí del Valle y Ludi Vásquez, de quienes se habría comprobado su participación en el crimen, pues son ellas las que aparecen en los videos de las cámaras de seguridad que muestran cómo dirigen el traslado de los restos de las dos víctimas a bordo de un taxi blanco station wagon.

Hallazgo e investigación

La Policía Nacional investiga el asesinato de Rubén Mauricio Matamoros Delgado y Jafet Torrico Jara, cuyos restos fueron dejados dentro de una bolsa cerca del terminal de Fiori el último lunes.

Los agentes interrogaron al administrador del hostal Señor de Sipán ubicado en la calle Unión de ese distrito, debido a que cámaras de seguridad muestran a personas manipular las bolsas en las que se encontraron los restos humanos para subirlas a un taxi.

Seguridad y Migraciones 

Al menos 700.000 venezolanos han migrado a Perú, que tiene unos 32 millones de habitantes y se ha convertido en el segundo destino para los migrantes del país petrolero después de Colombia.

De acuerdo al plan “Migración Segura 2019”, la Policía Nacional del Perú (PNP) ha expulsado en tres grupos en los meses de abril, mayo y junio a menos de 150 venezolanos. 

El gobierno ha anunciado que el Perú no ha cerrado las puertas a los venezolanos. "No hemos dejado de ser solidarios, si por ello se entiende permitirles entrar y que se les otorguen los servicios, que les den de comer porque tienen necesidades", señaló el presidente Martin Vizcarra en junio de este año, agregando que la migración venezolana debe ser ordenada y segura. Sin embargo, el reingreso de avezados delincuentes es una señal que debe alarmar a las autoridades.