Argentina: Disparan a diputado Héctor Olivares en inmediaciones del Congreso

Un tiroteo a pocos metros de la sede del Congreso, en Buenos Aires, dejó gravemente herido al diputado radical Héctor Olivares y causó la muerte a su acompañante, el funcionario Miguel Marcelo Yadón. El atentado, sin precedentes en la historia contemporánea argentina, causó una enorme conmoción. El lugar, uno de los más céntricos y vigilados de la capital; la hora, 6,51 de la mañana, cuando amanecía y con numerosas personas transitando por la plaza; y la tranquilidad con que actuaron los dos asesinos, fueron característicos de “un hecho mafioso”, según la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. La misma Bullrich señaló que el objetivo de los sicarios parecía ser Yadón, no el diputado Olivares, al que no remataron pese a tener oportunidad de hacerlo. El hecho fue grabado por cámaras de vigilancia.

El atentado sacudió a la sociedad argentina, que no registraba ataques de este calibre contra políticos desde el regreso a la democracia, en 1983. “Estamos conmovidos por el ataque”, dijo el presidente Mauricio Macri en un breve mensaje institucional, televisado desde la Casa Rosada. “Quiero decirles a los argentinos que ya están trabajando la policía de la Ciudad y la Policía Federal y que vamos a ir hasta las últimas consecuencias para encontrar a los culpables”, agregó. Macri transmitió ánimos a la esposa y el hijo del diputado.

Bullrich informó de que el automóvil utilizado para el ataque, un Volkswagen gris, había sido encontrado, y sugirió que la identidad de los asesinos ya era conocida. Horas después, ocurrió la primera detención, la de un pariente del dueño del Volkswagen gris en el que se desplazaron los agresores, según fuentes policiales.